Los troqueles permiten trabajar sobre una amplia gama de materiales, desde cartón hasta metales diversos, y se realizan empleando un molde (troquel) que varía en tamaño y forma, cuyo principal es el grabado de letras o patrones en los materiales que se desee.


Las máquinas troqueladoras se encargan de cortar, de manera perfecta, los materiales que se estén trabajando. Otra de las ventajas del troquel es que se puede emplear a la hora de recortar pedazos de cuero, cartón o cualquier otro material que requiera presión.


La finalidad del troquelado es crear el marcado necesario en el material seleccionado para que este se pueda recortar de forma sencilla.


En general, los troqueles pueden ser de tres tipos: simples, compuestos y progresivos.


  • Simples. Estos troqueles permiten realizar solamente una operación en cada golpe del ariete o carnero, son de baja productividad y normalmente es necesario el uso de otros troqueles para poder concluir una pieza y considerarla terminada.


  • Compuestos. Estas herramientas permiten aprovechar la fuerza ejercida por el ariete realizando dos o más operaciones en cada golpe y agilizando así el proceso.


  • Progresivos. Estos troqueles constan de diferentes etapas o pasos, cada uno de ellos modifica el material en una determinada secuencia establecida por el diseñador (secuencia de corte), de tal manera que al final se obtiene una pieza o piezas terminadas.


Nuestras máquinas troqueladoras ofrecen las mejores características para el estampado de la piel de forma rápida y sencilla. Contacte a nuestros asesores para que aproveche las opciones más convenientes en máquinas para calzado, industria automotriz y servicios de maquila de piezas en CNC en León, Guanajuato.